miércoles, 4 de noviembre de 2009

Lavar la lechuga? Con agua potable?

New York City! y la gente tan pero tan cool y todos bienpensantes y la moda es la ecología y claro, la ecología bien entendida empieza en el plato y a cuidar lo que se come. Se han lanzado en una especie de alocada carrera a ver quién mantiene su alimentación lo mas estrictamente sustentable que pueda pensarse. Empezamos allá lejos y hace tiempo con los vegetarianos -que no comen animales, digamos-, unos trogloditas a los ojos del neoyorkino vanguardista actual. Cuando los vegetarianos crecieron y comprendieron el mal que todavia estaban acarreándole al mundo, surgieron los veganos: no comen animales, pero tampoco ningún producto derivado de ellos: esto es, no carne, no leche, no huevos, no manteca- y por ende no galletitas ni pan que contengan alguno de estos, etc. Desde ya que al mismo tiempo apareció la moda orgánica, no sea cosa de que algún producto químico (o físico?) haya sido utilizado en la siembra, cosecha o procesamiento de esa comida-ejemplo pesticidas o fertilizantes, ni hablar de los transgénicos, vade retro satanás-.
No nos detenemos ahí, porque esto ya esta completamente masificado y diferenciarse es muy importante a los ojos de la gente que salva al planeta. Así que como no basta con proteger a uno mismo y a los animales, también hay que cuidar al productor local -no termino de asimilar , dicho sea de paso, cual es el avance ético de favorecer al vecino y no al productor de otra provincia-. De modo que ya estamos en que la comida se tiene que componer de a)vegetales y no carnes b)sin agregados o proceso químico c)sin mezclar con derivado animal alguno d)producido localmente. Ah, les parece bastante? Bueno, ahora tenemos que agregar e)cruda, porque cocida parece que pierde los nutrientes y lo que importa es la salud.
Lo mas gracioso es que estos chicos y chicas sin que se les mueva un pelo fuman como chimeneas y toman alcohol como esponjas, nada de eso parece comprometer a las ballenas ni a los principios que cuidan tanto.
También oí que circulan por ahí quienes no se alimentan de frutas arrancadas de los arboles, sino sólo las que han caído espontáneamente, o de productos en cuya cadena de comercialización se han utilizado fuentes de energía no sustentables- tal como petróleo para su traslado, o aquéllas en cuya producción se desperdicia agua en exceso.
Yo me creia cool y bienpensante, y para completarlo hasta consideraba por momentos pasarme al vegetarianismo, pero ahora después de esto:

mozo, para mi la langosta, asegúrese de hervirla viva por favor.

3 personas opinaron sin que les pregunten:

Loupsouriant dijo...

Jajajaja... bastante bueno!

artemisa dijo...

lo progresista de consumir productos generados localmente es ahorrarse la contaminación derivada del transporte de esos mismos productos producidos en y traidos desde Tangamandapio.

Amen de las externalidades positivas que genera para el propio lugar donde se vive el hecho de beneficiar a quién está acá nomás, y no al otro lado del planeta. :)

Daf Nud dijo...

es genial, es asi... yo en el camino del descubrimiento de estas tribus, vi que el mundo daba para todo cuando me cruce con el foro de los que vegan por la "extincion voluntaria de la humanidad"

dicen, el mundo es un asco y yo no elegi nacer en este mundo de mierda... asique no voy a tener hijos, y todos deberiamos hacer lo mismo, entonces si nadie tiene hijos esta raza de mierda que es el hombre, se va a extinguir.... si.!! hagamos eso!!


ves que el mundo da para todo... muy generoso, increible!
con lo bello que es vivir....

lindo blog, llegue de CS!!
besos!